16 agosto, 2017 Cocina
Vileda - Cómo limpar tu nevera

Limpia tu nevera en 8 pasos

Ahora en agosto, la mayoría de personas se van de vacaciones o aprovechan para descansar un poco y hacer en casa esas cosas que no te da tiempo a hacer durante el resto del año.Una de ellas es limpiar la nevera.No es una tarea complicada pero sí que requiere algo de tiempo. A continuación, te explicamos como hacerlo en estos 8 sencillos pasos:

1. Apaga tu frigorífico: Antes de nada, apaga el frigorífico. Es necesario para que tu congelador comience a descongelarse en caso de que sea de los que crean hielo y para evitar cualquier daño mientras limpias el frigorífico. En este caso, intenta tener cerca un cubo y una fregona para poder recoger el agua o, en su defecto, alguna bayeta de alta absorción.

2. Vacía tu nevera: Antes de comenzar a limpiar el frigorífico por dentro, has de sacar todos los alimentos que guardes en él, tanto de la nevera como del congelador.

3. Quita baldas y límpialas: Lo siguiente sería quitar todas las baldas (de cristal, de rejas y cajones de verduras) y límpialas. Para limpiarlas puedes usar una bayeta y un cubo con una mezcla de agua y jabón.

4. Limpia el interior de la nevera: Con la misma mezcla anterior, usa la bayeta para limpiar todo el interior de tu nevera. Con esta solución quedará un olor a químicos dentro de la nevera por lo que, si lo prefieres, para evitar este olor, también puedes usar agua mezclada con vinagre para limpiar tanto tus baldas y cajones como el interior de la nevera.

5. Limpia el congelador: Primero espera a que se descongele todo el hielo en caso de que haya. Tras esto, y en el mismo orden que con la nevera, saca los cajones, límpialos y, a continuación, friega todo el interior del congelador.

6. Vacía la bandeja de drenaje: Como en todos los frigoríficos, en la parte baja de la nevera hay una pequeña bandeja donde se acumulan los líquidos; sácala y límpiala. En este caso, para asegurar una desinfección óptima, puedes limpiar esta bandeja con lejía diluida en agua y un estropajo, ya que es normal que quede suciedad incrustada y debamos rascar un poco. En este caso, al manipular lejía de forma tan directa con las manos, recuerda usar un par de guantes.

7. Limpia el exterior: Tras limpiar la nevera por dentro, pasa a fregar la parte exterior. Pasa una bayeta con quita-grasa por toda la superficie y elimina cualquier rastro posible de suciedad adherida.

8. Coloca todo ¡y enchufa!: Por último, vuelve a colocar todos los cajones y baldas y mete tu comida de nuevo en el frigorífico. Finalmente, enchufa tu nevera ¡y vuelve a disfrutar de ella!

Para nosotros, este es el método más eficaz para limpiar tu nevera, pero si tienes cualquier sugerencia o cualquier duda, déjanos un comentario en este mismo post ¡y estaremos encantados de contestarte!

 

Artículos relacionados

No hay comentarios

Escribe tu comentario