10 agosto, 2016 Trucos de limpieza
Blog - Niños en casa

EL PUNTO MEDIO ENTRE SU CURIOSIDAD Y DEJAR QUE MANCHEN

Se ensucian adrede y disfrutan haciéndolo. ¿Hay que dejar que actúen así?

¿Conocéis algún niño al que le importe ir sucio? Su curiosidad es ilimitada, su único objetivo es explorar el mundo y esto, inevitablemente, deja manchas.

Nuestro mejor concejo en estos casos es que os arméis de paciencia e intentéis minimizar los daños colaterales que implica su afán de exploración. Con mucha calma y serenidad intentad enseñarles y dar ejemplo de comportamientos higiénicos y preventivos pero nunca les cortéis las ganar de aprender.

Lo más importante es encontrar el equilibrio, encontrar el punto medio entre su mecánica por conocer el entorno y vuestras ganar de mantener la casa impoluta.

Estas técnicas que os detallamos a continuación os ayudaran a reducir el riesgo a encontraros la casa llena de barro, pintura, chocolate…

  1. A la hora de comer, un babero bien grande evitará grandes manchas de comida en la ropa del niño cuando haga sus experimentos.
  2. En el parque, ropa cómoda con la que pueda jugar y ensuciarse sin problema y, siempre, una muda de repuesto.
  3. Destinar un pequeño espacio de la casa o jardín a sus juegos le ayudará a entender que no puede experimentar por toda la casa.
  4. El sofá no es una cama elástica, es importante que aprendan des de pequeños que no se debe saltar en el sofá, tampoco colocar los zapatos encima de él.

Además, una buena idea siempre es que empiecen, des de bien pequeños, a colaborar en la limpieza del hogar, de esta manera, se implican y no querrán ensuciar algo que acaban de limpiar.

Artículos relacionados

No hay comentarios

Escribe tu comentario