12 diciembre, 2017 Trucos de limpieza
Cuidado de suelos fríos

Cuidado de suelos fríos

Generalmente los suelos fríos son reconocidos por tener un brillo intenso y natural, además de unos colores suaves pero vivos. Este tipo de suelo es el que suele haber en lugares de nuestra casa como la cocina o el baño; también podemos encontrarlos en el salón, aunque en estos lugares de la casa también es frecuente el parquet.

Con el paso del tiempo, los suelos fríos van desgastándose y comienzan a perder su brillo, en este post te enseñamos como cuidarlo diariamente, pero también te daremos algunos consejos para devolverle el brillo una vez perdido.

Cuidado diario:

Por regla general, los suelos fríos suelen ser suelos más resistentes y son fácilmente tratables. Para un cuidado diario sigue los siguientes pasos:

1. Escoba: Primero pasa una escoba de cerdas suaves en caso de que el suelo frío sea más delicado, como el mármol, o de cerdas más fuertes si es un suelo duro, como el gres. De esta forma eliminarás la suciedad más visible.
Como opción, si tienes un suelo de mármol o algún otro que necesite algún tipo de cuidado más especial, también puedes usar una mopa, que siempre es mucho más cuidadosa a su paso.

2. Fregona: Una vez eliminada la suciedad, pasa una fregona húmeda. Al contrario de lo que pasa con los suelos de madera, con los suelos fríos no es necesario que escurramos tanto la fregona.
Para limpiar, usaremos algún producto que dé brillo a nuestro suelo pero que también lo cuide de forma natural. Si prefieres métodos más caseros, también puedes usar agua con un poco de vinagre disuelto.

Cuidado anual:

Aunque de forma diaria o semanal cuides tu suelo, el paso del tiempo, el sol, y el uso provocan su desgaste. Por este motivo, una vez al año debes darle un cuidado extra a tu suelo:

1. Limpia las juntas: A pesar de que cuides de tu suelo, las juntas son zonas más difíciles de limpiar y con el tiempo acaban ensuciándose un poco más que el resto del suelo. Para combatir esto, una vez al año podemos usar un blanqueante junto con un cepillo de mano o un cepillo de dientes viejo que ya no vayamos a usar.

2. Aplícale cera: Para mantener el brillo y el color de tu suelo vivo durante más tiempo, una solución es aplicar una capa de cera. Vertiendo una botella de cera dentro de un cubo de agua conseguirás una solución con la que debes limpiar todo el suelo de tu casa. Tras aplicar esta capa de agua y producto, deja secar la solución. De esta forma tu suelo quedará cubierto de una fina capa de cera que lo protegerá de del desgaste.

Por suerte, los suelos fríos son generalmente bastante fáciles de cuidar, así que no ya no hay excusa para cuidar tu suelo de mármol o gres y tenerlo brillante y vivo como el primer día. Si aun así tienes alguna duda o quieres comentar cuál es tu secreto a la hora de limpiar tus suelos, ¡no dudes en dejarnos un comentario!

Artículos relacionados

No hay comentarios

Escribe tu comentario