4 agosto, 2017 Trucos de limpieza
¿Cómo limpiar un ventilador?

¿Cómo limpiar un ventilador?

Ahora que ya estamos en pleno verano, el ventilador es uno de nuestros mejores aliados, tanto en el día a día como en las noches de calor. Sin embargo, tras pasar todo el resto del año guardado en un armario sin ser utilizado, es normal que haya cogido polvo y que sea necesario limpiarlo antes de volver a ponerlo en marcha.

Limpiado exprés
Es posible que solo quieras hacer un limpiado rápido de la estructura de tu ventilador. En este caso, puedes limpiarlo simplemente usando una bayeta de microfibra seca o pasándole un poco el aspirador por el casco, de forma que conseguirás eliminar la mayor parte de la suciedad adherida.

Limpieza a fondo
Sin embargo, es aconsejable una limpieza más profunda, aunque a priori parezca que es una tarea complicada y que nos pueda dar problemas, es algo bastante más sencillo de los que piensas. Realiza los siguientes pasos y estará listo antes de los que te imaginas:

Primero, desmonta el ventilador:

1. ¡Sin corriente!: Antes de nada, recuerda realizar la limpieza del ventilador sin tenerlo enchufado a la corriente eléctrica.

2. Quita la parte frontal: A continuación, fíjate en las sujeciones que tenga tu ventilador. En caso de que sean lengüetas, solo debes presionar ambas caras del ventilador, la una contra la otra, para que estas puedan desplegarse fácilmente. En caso de que sean tornillos, ayúdate de un destornillador.

3. Ahora la hélice: Una vez hayas podido desprender la parte frontal del ventilador, debes desenroscar la hélice y la rosca que la sujeta.

4. ¡Y la parte trasera!: Tras esto, desprende también del pie la parte posterior para que la cabeza del ventilador quede totalmente desmontada.

¿Cómo limpiar un ventilador?

Ahora, ¡límpialo todo!:

1. Frontal y posterior: Ahora que ya tienes separadas todas las piezas del ventilador, comienza por limpiar los protectores del ventilador, la parte trasera y delantera.

· ¿Es de hierro?: En caso de que sean de metal, límpialas con una bayeta húmeda, mojada en agua y quita-grasa (o incluso con lavaplatos), y con un trapo seco elimina todo el exceso de líquido cuanto antes y sécalo todo.

· ¿Es de plástico?: En caso de que sea de plástico, puedes sumergir las piezas en agua con quita-grasa

2. Aspas: Las aspas suelen estar hechas de plástico, así que lo más sencillo es sumergir toda la pieza en una mezcla de agua y quita-grasa para eliminar el exceso de polvo.

¡Vuelve a montarlo!:

Una vez está todo seco, realiza los pasos 2, 3 y 4 pero de forma inversa; es decir, debes poner de nuevo la parte posterior, la hélice y la rosca y la parte frontal, haciendo uso de sus tornillos respectivos.

De esta forma puedes limpiar todo tu ventilador sin miedo a dañar la maquinaria del electrodoméstico y conseguirás que tu ventilador quede totalmente limpio para disfrutar de un aire más puro, o para guardarlo limpio para el próximo año.

Si tienes alguna duda o si tienes ventiladores en casa y los limpias de alguna otra forma que no sea una de estas dos, ¡no dudes en compartirlo con nosotros en los comentarios!

Artículos relacionados

No hay comentarios

Escribe tu comentario